Crónicas de un periodista… Ana Gabriel, la estrella de Guamúchil, Sinaloa

Compartenos

Por: Agustín Torres Sotomayor

‘Mira pues mi ama’, expresó con cara de desenfado Lupita Araujo Young, cuando doña Isabel Young su señora madre sugirió, “yo por eso le digo que ya deje eso de la cantada y termine una carrera”.

Luego de que los cinco jueces le dimos un tercer lugar en aquel concurso de aficionados que se llevó a cabo en el cine ‘Royal’ de Guamúchil el viernes 26 de octubre de 1973. 

“Yo te di un 8 de calificación, pero no te alcanzó”, dije.

Lupita apenas había cumplido los 17 años, yo había sido invitado como juez de aquel concurso promovido por la radiodifusora XEJL de Guamúchil, el conductor del evento fue mi querido e inolvidable compañero locutor Moisés Sánchez Gutiérrez quien, por una extraña coincidencia, murió hace apenas unos días víctima de cáncer, 48 años después de aquella tarde de aficionados.

Entre el público estuvieron los padres de la concursante, doña Isabel Young y don Ramón Araujo Valenzuela, así como cinco de sus hermanos, porque dos residían en Tijuana y ’conchita’ y Martha, sus hermanas, trabajaban como secretarias en una empresa de Guamúchil, la porra brava que llego al cine estaba compuesta por decenas de jóvenes de la colonia San Pedro de Guamúchil. Eran escandalosos y muy gritones.

Ahí en el cine Davimar también salude a Epifanio Castillo que era el promotor de Discos CBS de México en la región del pacifico.

“Tiene talento esa muchacha”, acertó a decir.

“Tiene estilo, tiene un color diferente de voz”, reconvine.

Lupita Araujo Young dividía el año entre Tijuana, donde vivían sus hermanos y Guamúchil donde estaban sus padres.

¿Embarazada?

Desde pequeña, Lupita fue una niña muy terca, con mucho carácter, doña Isabel aseguraba que lo había heredado de su abuelo. Cuando tenía diez años y estudiaba la primaria “Benito Juárez”, se puso de novia con Luis, uno de sus compañeritos. 

El niño un día le dio un beso y Lupita andaba preocupada porque pensó que iba a salir embarazada, eso le confió a Cielo Montoya, una de sus compañeras de la escuela.

Experta en béisbol.

A los diez años Lupita Araujo rechazaba los vestidos y prefería un short o pantalón de mezclilla con una camiseta porque a la hora del recreo se ponía a jugar béisbol con sus compañeros, era buena con el bat al grado que hacia llorar a su primo hermano Ramón, hijo de su tío Isidro Araujo, que era el que encabezaba al equipo contrario.

“Un día llego con el vestidito todo roto, echo jiras, jugaba al beisbol y no salía del suelo”, contaba doña Isabel Young, su madre.

Jugando al trompo.

Pero también a Ramón varias veces le hizo trampa cuando jugaban al trompo, que era otro de sus juegos favoritos. Cuando ‘bailaba’ el trompo casi se lo partía en dos de tantos ‘piquetazos’ que le daba y después jugaban al tiro al blanco con tiradores que ellos mismos fabricaban. 

Al salir de la escuela, los chiquillos esperaban el ferrocarril, a Lupita Araujo Young (Ana Gabriel), no le importaba el peligro, con el ferrocarril en movimiento se subía por una escalerilla a los vagones y metros adelante daba un salto hacia tierra firme levantando nubes de polvo en su caída.

En defensa de Cielo.

Ana Gabriel era de ‘pocas pulgas’. Jamás le gusto el abuso y la injusticia. Un día en la escuela primaria ‘Benito Juárez’ un compañerito estaba ‘jalando’ los cabellos a la niña Cielo Montoya para enfadarla. 

Lupita Araujo iba entrando al salón cuando vio la escena, pegó la carrera y de un salto se subió sobre aquel niño y lo empezó a jalonear ‘de las greñas’ y a darle ‘trompadas’. 

Cuando entro la maestra al salón, se asustó al ver aquella pequeña fiera oriental de diez años que termino castigada en un rincón del salón con dos enormes orejas de burro.

Era la década de los años sesenta. Guamúchil era una ciudad pequeña que cuando llovía sus calles se llenaban de lodo y la diversión era escuchar al ‘Richard’, un muchacho de Angostura que se vestía de charro, cantaba canciones rancheras en inglés y en español y recorría las calles, también hacían enojar a ‘la chayo la loca’, a ‘la comadre’ y al ‘pito loco’, icónicos personajes de aquel Guamúchil viejo.

Richard, ¿cómo se dice Guamúchil en inglés?, preguntaban las niñas y niños de la primaria ‘Benito Juárez’ liderados por Ana Gabriel.

Guamúchil en ingles se dice ‘rousca’, respondía Richard y todos terminaban riéndose.

‘Usted no puede tener hijos’.

En 1980 Ana Gabriel busca la posibilidad de ser madre, pero los tratamientos hormonales a los que se sometió solo consiguieron hacerla subir de peso y provocarle una radiomatosis uterina que termino en histerectomía lo que le impidió el don de concebir. 

Fue hasta 1993 cuando recibe la fatal noticia del médico ginecólogo, 

‘usted no podrá jamás ser madre’. 

La noticia le genero una severa depresión.

“Dios mio, ¿porque a mí?, si yo veo que tantas mujeres se embarazan y son madres y otras abandonan a sus hijos”, cuestionaba.

Diana su asistente la abrazo para reconfortarla, “es el destino, Dios tiene otros planes para ti”, le dijo. 

Y así fue. 

Nació Diana Alejandra hija de Diana Verónica Paredes, su asistente y de Mario Cazares, en quien deposito todo el amor maternal. 

El primer disco.

Lupita Araujo Young culmino sus estudios de contabilidad en Tijuana y empezó a cantar en algunos bares. Grabó su primer disco sencillo con dos canciones de su autoría. No pasó nada. Después participa en el Festival “Valores Juveniles Bacardi” como compositora y gana un segundo lugar con la canción “No me lastimes más”.

En 1986 graba para la compañía CBS el Disco Sagitario, que sería su carta de presentación en México, Iberoamérica y Estados Unidos. Sagitario es su signo del horóscopo.

Ese año yo trabajaba en la radiodifusora XEPNK Canal 88 de Los Mochis. Una tarde llego Epifanio Castillo, promotor de Discos CBS. Agustín te traigo un recado de doña Isabel Young. 

En una hoja de cuadernillo, la madre de Ana Gabriel me pedía que apoyara a su hija en la radio y se lo cumplí.

“Agustín, lupita no me hizo caso, ayúdela por favor, se lo vamos a agradecer, le mande con don Epifanio el disco”. 

En Canal 88 fueron éxitos las canciones “Mar y Arena”, “Y aquí estoy”, “Tu y yo”, “A tu lado”, “Eso no basta”, “Simplemente amigos” y “Quien como tú” de ese disco que compitió en ventas con las grandes figuras de Discos CBS.

Después de aquel concurso de aficionados donde quedo en tercer lugar, volví a ver a Ana Gabriel cuando inauguraron el centro nocturno “El Domo” del hotel “El Sembrador” de Guasave donde estuve como invitado de ella, fue una noche increíble, fue la segunda vez que tuve suerte de escucharla y ver su espectáculo en vivo.

Pasaron años para ver de nuevo a Ana Gabriel. Fue el jueves 07 de abril del 2016 en un momento muy doloroso, el sepelio de doña Isabel Young, su señora madre que había fallecido de cáncer terminal en la Ciudad de México la madrugada del miércoles y sus restos los trasladaron vía aérea a Culiacán y en una carroza fúnebre hasta la funeraria Emaus de Guamúchil, Sinaloa.

Moisés de nuevo me aviso. El sepelio seria el jueves 07 de abril. Hice viaje desde El Fuerte, Sinaloa hasta la funeraria de Guamúchil.

Cuando dimos el pésame, estaba devastada con unos lentes negros para disimular la hinchazón de sus ojos por el llanto y el desvelo. 

“Lupita, mi más sentido pésame, ¿recuerdas aquel concurso de aficionados?”,

solo acertó a responderme con la voz apagada, “se nos fue mi madre”.

Después de la misa de cuerpo presente que se ofició en la Parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, donde Ana Gabriel recibiera el bautismo, la famosa cantante junto a sus hermanos recorrieron a pie las calles de Guamúchil hasta dar cristiana sepultura a doña Isabel Young.

Ana Gabriel y Verónica Castro.

En 1987 Ana Gabriel triunfa en el Festival Nacional de la OTI, hazaña que repite en Lisboa, Portugal en el Festival Internacional de la televisión iberoamericana.

Ese año Verónica Castro conducía “Mala noche…no”, un programa de variedades en el Canal 2 de Televisa logrando un éxito rotundo. 

Por ese escenario desfilaron figuras como Juan Gabriel, Rocío Durcal, Rocío Jurado, José Luis Rodriguez ‘el puma’, Enrique Guzmán, Timbiriche y Lola Beltrán, ‘Lola la Grande’.

Ese año de 1987 luego de ganar el Festival Internacional de la OTI, el programa de Verónica Castro estaba dedicado a la cantante sinaloense Lola Beltrán. Para tal ocasión Lola pidió a la producción que contrataran a la Banda de El Recodo, a don Cruz Lizárraga y al mariachi Jesús Rodríguez de Hijar. 

Lola le hablo a Verónica Castro y le dijo que iba a invitar a Ana Gabriel al programa. ¿Ana Gabriel?, respondió ‘la Vero’.

“Es mi paisana de Guamúchil, Sinaloa y acaba de ganar el festival de la OTI en Lisboa, Portugal”, aclaró la de El Rosario, Sinaloa.

Esa noche estando al aire en una trasmisión para México, Estados Unidos y los países de Latinoamérica, Lola ‘la grande’ con micrófono en mano le dijo a Verónica Castro

“Mira Vero, te quiero presentar a una paisana mía, es de la colonia San Pedro de Guamúchil, ven Anita, ven Anita’ y ahí en el estudio de Televisa en plena trasmisión del programa ‘Mala noche…no’”, se conocieron Ana Gabriel y Verónica Castro iniciando una amistad que perdura en la actualidad.

“Quiero decirles que acaba de llegar Ana Gabriel, ven anita, ven anita”, dijo Lola mientras que Verónica Castro aparecía a cuadro exclamando, “mira nada más, que maravilla”.

“Que bien te arreglaste”, le dice Lola Beltrán a Ana Gabriel y ella responde:

‘dejara de ser de Sinaloa’.

Entrevístala, le dice Lola a Verónica mientras Ana Gabriel intenta explicar que solo estaba ahí para saludar a Lola Beltrán.

La del Rosario invita a Ana Gabriel a cantar juntas con la banda de El Recodo el himno ‘El sinaloense’.

Ana responde, ‘nos ponemos de acuerdo y con el apoyo de los maestros”.

La albureada de Lola Beltrán a Ana Gabriel.

¿Quieren oír una canción que se llama ‘Mia’, que hizo famosísima Pedro Infante, mi paisano de Sinaloa?

“También la grabo un Jorge Negrete y ahora también la canta Vicente Fernández que la canta bonito y ahora la canto yo”, expreso Lola Beltrán. 

Mientras empezaban las trompetas y clarinetes de la Banda de El Recodo a tocar la introducción de la melodía, la Lola le dijo a Ana Gabriel, ‘Siéntate Anita’.

La respuesta de Ana Gabriel fue ingenua y espontanea: “No mi vida, yo la quiero ver parada”.

Y ‘la Lola’ que era muy traviesa voltea a ver a Verónica Castro y dice con una sonrisa demasiado picara, “Ay mira, que linda, dice que la quiere ver parada”.

Ante la ocurrencia Verónica Castro soltó la carcajada. Todo se trasmitió en vivo por el Canal 2 de televisión en el programa “Mala noche…no”.

Así se conocieron Ana Gabriel y Verónica Castro, gracias a Lola Beltrán, teniendo como testigos a don Cruz Lizárraga, a don Jesús Rodriguez de Hijar y a millones de televidentes que vieron el programa ‘Mala noche…no’ que culminó a las dos de la mañana.

Ana Gabriel era parte de la familia Sainz Castro. No una sino muchas veces doña Socorro, mama de Verónica, la invitaba a comer. La cantante de Guamúchil, Sinaloa estuvo en las fiestas de cumpleaños de Cristian y Michel Castro, los hijos de ‘la Vero’, desde que eran unos niños.

Ana Gabriel develó el pasado miércoles su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood, California, la meca del cine. 

La estrella de Lupita Araujo Young ilumina con su brillo a la ciudad de Guamúchil, Sinaloa.

Oído por casualidad.

“Fernando, el STIRT tiene que recobrar el liderazgo político que tuvo en el PRI cuando Juan Contreras fue el dirigente”, sugerí a mi amigo y compañero locutor Fernando Solís Verduzco, dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radio, Televisión y Telecomunicaciones, sección El Fuerte-Guasave-Los Mochis.

“¿Y eso como lo vamos a lograr?”, me respondió.

La estrategia es esta, vamos a ir al Comité Directivo Estatal a Culiacán y les vamos a pedir tres candidaturas a regidor para el STIRT; una en El Fuerte para Agustín Torres Sotomayor, otra en Guasave para Horacio Rodríguez, ‘el cotorrito’ y la candidatura de Ahome para Fernando Solís. 

“¿Y nos van a dar las tres?”, preguntó Fernando.

“Claro que no, ni que fuéramos los ‘niños mimados’ del PRI, pero esa será la estrategia, vamos a pedir las tres candidaturas para que nos den una que sera la tuya porque eres el Secretario General”, respondí.

“Solo te pongo una condición, el día que vayamos a Culiacán, nos vamos por la carretera ‘libre’, porque cuando el viaje es de carácter político, la costumbre es llegar a desayunar birria en Guamúchil”, le insistí. 

“He que tú, quieres ‘gorrear’ el desayuno”, respondió. 

El día que hicimos el viaje a Culiacán fue un miércoles 13 de marzo del año 2013, íbamos Fernando Solís, Emanuel Maldonado, Secretario de Finanzas, Horacio Rodríguez ‘el cotorrito’ de Guasave, Secretario de Organización y yo.

Cuando llegamos a la birria que está en el crucero a Angostura, estaba Antonio Castañeda, que era Presidente del PRI en Culiacán, ‘el tony’ desayunaba con su esposa en el restaurante ‘Las Ollitas’ de Guamúchil. Habían ido, me dijo, “a Mocorito al velorio de un familiar”. 

‘Como estas Agustín’ me pregunto ‘el tony’, luego de saludarnos. Cuando se despidió junto con su esposa nos pusimos de pie para despedirlo. 

Cuando quisimos pagar la cuenta, nos informaron que ‘el tony’ Castañeda se nos había adelantado, había pagado la cuenta antes de irse. Que gentileza la del actual director del Proyecto Tres Ríos, nombramiento que le extendió el Gobernador Rubén Rocha Moya.

Al llegar al PRI estatal luego de hablar con Cenobio Ruiz y presentar la solicitud del STIRT por tres regidurías en El Fuerte, Ahome y Guasave, se nos informó que era imposible asignar tres candidaturas al STIRT, finalmente se cumplió la estrategia, logramos la candidatura a regidor para Ahome con Fernando Solís en la fórmula del candidato a la alcaldía Arturo Duarte García.

Quien nos atendió fue José María Flores Soto, secretario general adjunto del PRI en el estado. Gracias a ‘chema’ logramos completar la documentación que le fue requerida a Fernando Solís. 

Justo es agradecer el apoyo que también nos dio el Secretario General de Gobierno, licenciado Gerardo Vargas Landeros, actual alcalde de Ahome.

Un milagro para Fernando.

El miércoles pasado, Fernando Solís ingreso al Hospital San Javier de Guadalajara, Jalisco donde este jueves, el doctor Arenas le hizo la última de cuatro operaciones en la que le realizaron una colostomía, le pusieron un esfínter y lo conectaron al intestino delgado que va a realizar las funciones del estómago que le fue extraído, para que pueda empezar su recuperación, la cirugía tuvo una duración de cuatro horas y media.  

SOS Apoya. 

Dios hizo el milagro, ayudémosle a completarlo. Las cuatro operaciones tuvieron un costo de 450 mil pesos y apenas se han logrado reunir casi la mitad de esos recursos realizando diversas actividades con el apoyo de grupos musicales.

Hago un llamado a tu generosidad. Intento tocar tu corazón, hagámoslo hoy por Fernando, mañana podría ser por alguno de nosotros.

Necesitamos de tu apoyo, deposita la cantidad que tú puedas en el Banco Santander Número de cuenta 5579 1002 7712 2667 a nombre de Fernando Solís.

A los exalcaldes, ex regidores, amigos de la familia Solís Verduzco y a la ciudadanía en general, lo que ustedes depositen hoy, Dios Nuestro Señor se los regresara mañana.


Compartenos