Crónicas de un periodista… “El Pollo Loco”, la franquicia más exitosa de México

Compartenos

Por: Agustín Torres Sotomayor

En 1974 Francisco ‘pancho’ Ochoa Zazueta y Flerida su esposa tenían una zapatería en Guasave, Sinaloa, que competía con otras zapaterías como ‘La Canadá’. Era un negocio modesto.

La noche del jueves 02 de enero llegaron visitas de El Fuerte a su casa, Pancho salió a comprar unos pollos asados, serian como las 07:00 de la noche. Llegó al negocio y pidió dos pollos que estaban en la parrilla.

“Ya están apartados”, le dijeron.

“Pues pon más”, insistió.

“Yo nomas traigo cien pollos y cuando se acaban, se acaban”, respondió el señor del negocio.

Al día siguiente, de la zapatería, Pancho ‘madrugó’ a las cinco de la tarde, cuando llegó por dos pollos ya estaban echándole agua a las brasas.

“Ya te dije que yo nomas traigo cien pollos, cuando se acaban se acaban”, repitió de nuevo el dueño.

“¿Que ando haciendo con la zapatería? Solo me acarrea deudas y una ganancia menor, mejor me dedico a vender pollos asados”, pensó. 

Era domingo 05 de enero de 1975 cuando le expuso a Flerida el plan, ella se entusiasmó, “claro que le entramos”.

Entonces el martes empezamos, afirmó muy seguro Pancho Ochoa, pero su esposa lo reconvino, ‘el martes ni te cases ni te embarques, ábrelo mejor el miércoles’ y juntos decidieron mejor abrir el mismo lunes.

Ese lunes 06 de enero de 1975 Pancho Ochoa compro 25 pollos en el súper de doña Aurora Hernández, hermana del profesor Rosario ‘chayo’ Hernández. Cuando abrieron ‘El Pollo Loco’ los 25 primeros pollos ‘volaron’, Pancho tuvo que ir por otros 18 más. Cada pollo asado se vendió a 40 pesos y la media orden a 20 pesos. Fue un exitazo.

La ‘receta secreta’.

Debido al éxito que tuvieron, al sabor tan especial y único a pollo jugoso aun después de haber pasado por las brasas, Pancho empezó a manejar que había una ‘receta secreta’ para la preparación de tan exquisito manjar. De la creación de doña Conchita Zazueta, madre de Pancho y de don ‘Chicho’, el señor que se encargaba de asar los pollos, nació la receta secreta para marinar los pollos.

Después de la estrategia que uso Pancho Ochoa con la ‘fórmula secreta’, hasta la Kentucky Fried Chicken utilizo la misma estrategia de Pancho de que había una fórmula secreta, le copiaron.

Tenía 16 años y estudiaba en la preparatoria de la UAS, un día acompañe a mí ‘apa’ a la casa de Armida Ochoa, es hermana de Pancho y comadre de mis padres.

Armida y Joaquín vivían a media calle de nuestra casa ahí cerquita de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario en Guasave, Sinaloa.

“¿Y eso que es?”, pregunte al ver una gran tina con liquido de color casi anaranjado.

“Es para marinar los pollos”, respondió Armida. 

“¿Es la receta secreta?”, insistí, ella sonrió y aseguró, “es la receta secreta”. 

“Nomás no vayas a descubrirla, capaz que te quieres hacer rico”, me dijo sonriendo Armidita su hija.

Yo conocí en mi adolescencia la receta secreta para marinar los riquísimos ‘Pollos Locos’, la cual no pienso revelar jamás. Es un secreto que me llevaré a la tumba. Emmm emm, bueno, tal vez con una hielera llena de dos promos tecate roja bien heladas me lo pensaría contarlo en plan de cotilleo.

Camino al éxito mundial.

Debido al enorme éxito de ‘El Pollo Loco’ al estilo Sinaloa, empezaron a abrir negocios de pollos asados: en Guamúchil don ‘Pablo Pollos’ abrió uno; el ex beisbolista cubano Johnny Hernández se dedicó a vender pollos asados en las ferias tradicionales; otro más abrió en Culiacán, ninguno pudo igualar y menos superar el exquisito sabor del ‘Pollo Loco’.

Ese nombre comercial que es hoy una de las más exitosas franquicias mundiales nació por casualidad. Pancho Ochoa busco al rotulista Roberto ‘el bobby’ Arce.

Imprime el nombre de ‘Rico Pollo’ o ‘el Pollo Gordo’ le pidió.

El ‘bobby’ volteó a ver a Pancho y le dijo “está muy cursi ese nombre y si le pones ‘el pollo gordo’, ¿cómo vas a hacerle para que todos los pollos estén gordos y nalgones?”.

Hay que buscar otro nombre, urgió Pancho, y ‘el boby’ como buen guasavense le sugirió, ‘pues ve y trae unas caguamas bien heladas y ya se nos ocurrirá algo’.

Mientras ‘el boby’ se refrescaba la garganta con la cerveza, pasó frente al negocio don Luis Sañudo, tío político de Flerida, esposa de Pancho Ochoa. Al detenerse a saludar preguntó.

“¿Que van a poner aquí?”.

“Un negocio de pollos asados nomas que estamos pensando el nombre”, respondió Pancho. 

En Los Mochis y Culiacan hay un negocio que se llama ‘El Caballo Loco’, a este le podrían poner ‘El Pollo Loco’.

“Esee siii, ese está muy bueno”, exclamo ‘el boby’ y subió a la escalera para empezar a hacer los trazos de las letras, el trabajo lo continuó durante toda la noche.

‘El verde’, pintor, rotulista y un personaje icono del Guasave de la década de los 80’s. Fue tan grande la amistad que hizo con Pancho Ochoa que fue la botarga de ‘Pollo Loco’ durante varios años en los juegos de béisbol de los Algodoneros de Guasave, haciendo destornillar a todos de risa. Después cuando fueron parte de la directiva del equipo de Los Cañeros de Los Mochis, Roque Chávez López y Enrique Yamuni, se llevaron a ‘El Verde’ al estadio “Emilio Ibarra” como ‘Pepe Cañas’ que era la mascota del equipo.

Brad Pitt, actor de Hollywood fue la segunda botarga del ‘Pollo Loco’.

Brad Pitt, el mejor Actor de Reparto en los premios Oscar 2020 se inició trabajando en ‘El Pollo Loco’ como la botarga del pollo. En una entrevista con Ellen Degeneres, el actor confesó que recién llegado a Los Ángeles, California no tenía ni para comer.

Entro al ‘Pollo Loco’, pidió hablar con Pancho Ochoa. El ex esposo de Angelina Jolie y Jennifer Aniston logró que Pancho le diera trabajo como botarga de su negocio en las calles de California. Brad Pitt fue el segundo en ponerse la botarga del ‘Pollo Loco’, el primero fue ‘El Verde’ de Guasave, Sinaloa.

Para 1980 ya había 92 establecimientos de ‘El Pollo Loco’ en todo el país y en Estados Unidos.

El malecón andador de El Fuerte.

Los Ochoa Zazueta aman profundamente a Sinaloa, pero el corazón de la familia está distribuido en tres ciudades: Bacayopa, Choix, donde nacieron Conchita, Armida, Nelly, Pancho y Laura.

El Fuerte del marqués de Montesclaros donde nacieron Jesús Enrique, Jaime, José, Lupita, Jorge y Alba Inés y parte de ese amor se quedó en Guasave, donde nacería Pancho Ochoa, como prestigiado empresario y donde se establecieron doña Conchita Zazueta y don Enrique Ochoa, compadres de mis padres.

El malecón de El Fuerte.

El miércoles 16 de julio de 1997, el entonces Presidente Municipal, Julián Vega Ruiz decidió iniciar la construcción de un malecón a orillas del rio Fuerte para aumentar la oferta turística del ‘Pueblo Mágico’.

Julián metió la maquinaria pesada para abrir un camino desde la casa del expresidente don Gonzalo Acuña hasta el barrio ‘La Tenería’.

Al término de su administración municipal, el malecón tenía la cimentación de tierra y empedrado. La obra quedó detenida hasta que el 2005 llegó a la Presidencia Municipal Eduardo ‘lalo’ Astorga de San Blas.

‘Lalo’ que había nacido en El Cajón de los Lugo, fue durante un ciclo escolar, compañero de secundaria de Héctor Heras y de Pancho Ochoa. Aprovechando el programa “4×4” para emigrantes mexicanos radicados en el extranjero, Pancho Ochoa propuso continuar la obra del malecón junto al milenario río Zuaque.

Pancho Ochoa y Héctor Heras hicieron generosas aportaciones económicas que se triplicaron con la aportación de una cantidad similar por parte del gobierno federal, estatal y municipal. Astorga continuó con la obra del malecón que se culminó diez años después, en el 2015 con una inversión de la Secretaria de Turismo.

QEPD Oscar Lara Salazar.

Mientras escribía esta crónica, recibí una noticia que me lleno de tristeza, el fallecimiento de mi amigo el exalcalde de Badiraguato y ex Diputado Federal, Oscar Lara Salazar. 

El 2005, Oscar fue candidato a la Diputación Federal. Oscar busco al licenciado Luis Lachica en San Blas para que fuera su coordinador de campaña al igual que después lo haría Gloria Himelda Félix.

Luis Lachica les dijo a ambos que por una circunstancia familiar no podía aceptar tan honrosa petición pero que los iba ayudar, así lo hizo en todo el municipio de El Fuerte. Ambos ganaron la curul.

Oscar me pidió a mí que fuera su coordinador de Comunicación Social en la campaña.

Junto con él, mi compadre Gilberto Vizcarra y yo, recorrimos toda, pero toda la sierra de Badiraguato, su tierra natal. 

Llegaba contando anécdotas y chistes a sus paisanos donde no perdió una sola de las casillas electorales que fue la que le dio el triunfo. En varias ocasiones nos tocó pernoctar con familias de comunidades de la sierra en Choix, Mocorito, El Fuerte, Sinaloa de Leyva y Badiraguato, municipios que formaban parte de su distrito y en tres ocasiones también, junto con su esposa y sus tres hijos, me abrieron generosos la hospitalidad en su casa de Culiacán. 

‘Soy tío de Héctor Melesio Cuen’, me confiaría en una ocasión. 

Una vez nos perdimos entre las sinuosas veredas de las montañas de Badiraguato.

“¿Te acuerdas compadre?”.

Oscar siempre te vamos a recordar con el mismo afecto que nos entregaste, el día que Dios nos llame, espero verte en el paraíso. Me siento triste. Descanse en Paz.


Compartenos