Crónicas de un periodista…Benito Quintero, Covid-19 y la resurrección.

Compartenos

Por: Agustín Torres Sotomayor

Si me permiten hablar, “yo no pertenezco a esto, yo no soy de aquí, no me voy con ustedes”, así les expreso Benito Quintero a sus compadres Ernesto ‘neto’ Gaxiola, Eduardo ‘lalo’ Astorga y Romualdo Velázquez cuando ‘vinieron a llevárselo’ mientras agonizaba por coronavirus

Fue a principios de la década de 1990, organicé un homenaje a Humberto ‘el mimí’ Quintero, el priista de Mochicahui más leal al PRI.

Benito Quintero Vega, su hijo, también un icono de la política fuertense enfermo de coronavirus hace un mes, sus amigos le faltaron, sus conocidos lo desconocieron, pero sus hijos Diana Laura, Luis Donaldo y su esposa, jamás lo abandonaron.

Estaba en Mochicahui y ya no pudo respirar, su hija Diana Laura recibió su llamada y lo llevaron a un hospital en Los Mochis.

“Si hubieran llegado media hora más tarde hubieran traído un cadáver”, les afirmó el neumólogo del Hospital General.

Mientras Benito estaba encamado con oxígeno en sus «últimos momentos» platicó con sus compadres Ernesto ‘neto’ Gaxiola, su hermano, después llegó el exalcalde Eduardo Astorga y finalmente el ex diputado Romualdo Velázquez.

Convaleciente Benito en hospital.

Los tres le dijeron «compadre vengase, acá está todo muy bien, vengase venimos por usted».

En su gravidez Benito les dijo «no, yo soy de aquí, yo no pertenezco aquí, no me voy con ustedes».

La fiebre cedió y Romualdo, ‘lalo’ y ‘neto’ se fueron al paraíso, Benito eligió quedarse.

Benito convalece y agradece a Nubia Ramos, a Francisco Frías que estuvieron pendientes y a otros amigos que no lo abandonaron.

«Cuando estaba encamado Agustín, todos los enfermos que estaban cerca de mí se morían, aquí estoy», señaló.


Compartenos